CIRUGÍA ÍNTIMA

La atrofia vaginal está relacionada con la falta de estrógenos, las hormonas responsables del ciclo menstrual y del trofismo de las mucosas genitales, y se produce, sobre todo, con la aparición de la menopausia.

Los síntomas de la atrofia vaginal también pueden aparecer después de los tratamientos contra el cáncer de mama o ginecológico que han derivado hacia la menopausia inducida.

Los síntomas de la atrofia vaginal son la sequedad en la vagina, irritación y dolor o dispareunia durante las relaciones sexuales.

La atrofia vaginal es una patología muy prevalente en mujeres que acaban de entrar en la etapa de menopausia. Entre un 40% y un 60% de las mujeres pueden sufren síntomas relacionados con esta patología. También puede afectar a mujeres más jóvenes, después del parto o durante la lactancia.

El número de mujeres que acuden a la consulta con este tipo de dolencias suben cuando la edad avanza; pero aún así se calcula que sólo una cuarta parte de las mujeres con estos síntomas, u otros relacionados, buscan ayuda profesional.