La dificultad o imposibilidad para tener una vida sexual satisfactoria es más frecuente en mujeres (43%) que en hombres (31%). Es el problema oculto de la mujer más frecuente en nuestra consulta, casi la mitad de ellas sufre algún tipo de grado de disfunción:

– Deseo sexual hipoactivo: no presenta ganas (líbido) de mantener relaciones sexuales.

Desorden de respuesta sexual femenina: la mujer no tiene respuestas fisiológicas de excitación (lubricación, sensibilidad genital…).

– Desorden orgásmico femenino: aunque se estimule de forma adecuada, la paciente es incapaz de llegar al orgasmo, se le dificulta o aparece tardío a lo esperado.

– Desorden de dolor sexual: la paciente tiene deseo o intención voluntaria de tener relaciones, pero hay factores como hiperactividad vaginal (de origen tónico -exceso de cierre de los músculos del suelo pélvico-), vaginismo (de origen psicológico -dolor o dificultad de relación vaginal que da imposibilidad de penetración-), dolor al inicio o fondo de la penetración.

En este tipo de patología también intervienen alteraciones hormonales causadas por el estrés y otros factores como menopausia, endometriosis, desgarros o atrofia vaginal.

Todos son factores que pueden tratarse con nuestro equipo multidisciplinar (a través de terapia médica y fisioterapia) con tratamientos innovadores y estrategias de abordaje que mejoran las fases de deseo, excitación y desarrollo normal del orgasmo en sus relaciones sexuales.

Pide cita para realizar una evaluación inicial gratuita en la que hacerte una propuesta de tratamiento.